Entradas

Entra en vigor la nueva Ley del Alquiler

Entra en vigor la nueva Ley del Alquiler que reforma la Ley de Arrendamientos Urbanos con la intención de fomentar y mover el mercado del alquiler en España.

Ley del AlquilerSe han publicado ya en el Boletín Oficial del Estado, las diferentes modificaciones que la nueva Ley del Alquiler ha introducido en la Ley de Arrendamientos Urbanos de 1994 a fin de flexibilizar y fomentar el mercado del alquiler de vivienda en España y que entró en vigor ya el pasado 6 de junio. Entre otras, esta nueva Ley del Alquiler introduce las siguientes novedades en el campo de los alquileres:

  • El plazo durante el cual el arrendatario puede prorrogar obligatoriamente el contrato para de 5 a 3 años. El periodo adicional de tres años que existía a partir de los cinco años se reduce a uno, por lo tanto y en resumen podemos decir que ahora la duración es de 3+1, en lugar de 5+3 que había antes.
  • El inquilino puede desistir del contrato pasados seis meses de su vigencia con un preaviso de 30 días. En estos casos se puede prever una indemnización en el contrato de alquiler a favor del propietario y/o arrendador de un mes de alquiler por cada año dejado de cumplir. Asimismo, el arrendador y/o propietario puede echar a su inquilino avisando con dos meses de antelación, en el caso de que necesite la vivienda para su uso o el de su familia.
  • Se flexibiliza la regla de actualización de la renta. Mientras que con la anterior normativa, el alquiler solo se podía actualizar durante los primeros cinco años con el IPC, ahora las partes pueden pactar otros sistemas de actualización (por ejemplo, renta reciente, IPC más un diferencial, etcétera…)

Además de esto, también se agilizará el proceso de desahucio por el impago del alquiler. Y es que, a pesar de las reformas que ya se introdujeron en 2009 y 2011, los procedimientos de desahucio siguen siendo muy lentos e ineficaces, por ello es necesario agilizar este proceso, reduciendo al mínimo posible la intervención judicial. En línea con favorecer la inscripción del Registro de la Propiedad, se prevé un proceso más sencillo de actuación en el caso del impago, siempre que se trate de alquileres inscritos en dicho registro.

En estos casos, siempre que así se señale en el contrato, la falta de pago de la renta podrá dar lugar a la resolución del alquiler, sin más exigencia que un previo requerimiento judicial o notarial, sin necesidad de obtener sentencia declarativa. Una vez cancelada la inscripción del alquiler, se podrá ejecutar el desahucio y el arrendador y/o propietario recuperará la vivienda.

Junto a ello se crea además un procedimiento judicial acelerado para que en el plazo de diez días se proceda la pago de la renta debida y se simplifican los procedimientos judiciales para efectuar los desahucios duplicando la capacidad de los juzgados.