Cláusula Suelo

Recuperan 17.000 euros gracias a la anulación de una cláusula suelo

Unos clientes recuperan 17.000 euros gracias a la anulación de una cláusula suelo de un contrato hipotecario por parte de un juzgado de lo mercantil.

Cláusula SueloEl Juzgado de lo Mercantil de Vitoria, ha anulado una cláusula suelo de un contrato hipotecario de un 4,45%, con un techo del 12% establecido por un vecino de Murgia con la entidad financiera Caja Extremadura. El juez ha considera esta cláusula como absuiva y ha sido anulada en consecuencia. El cliente suscribió un contrato de préstamo hipotecario con garantía hipotecaria para la compra de viviendas en Extremadura, con un interés variable del Euríbor más 0,65%.

El cliente denunció el contrato de préstamo ya que consideraba desproporcionada la cláusula suelo del 4,45% con un techo del 12%, además, la entidad financiera no le informó los suficiente acerca de la inclusión de esta cláusula y el juzgado le ha dado la razón al cliente en ambos extremos, condenando a la entidad a devolver al cliente perjudicado la cantidad de 17.000 euros.

La sentencia se escuda para justificar su decisión en que el informe del Banco de España sobre las cláusulas suelo establece que es una forma de mantener un rendimiento mínimo en los préstamos hipotecarios para que las entidades puedan sufragar los gastos de producción y mantenimiento de estas financiaciones; sin embargo, el juez considera que el efecto beneficioso general de este tipo de cláusulas para el sistema financiero, no debe proyectarse sobre la relación jurídica individual con el consumidor si eso provoca la ruptura de la reciprocidad.

Además, para el juez existe una obvia mala fe por parte de la entidad financiera, ya que si nos fijamos, la cláusula suelo está al 4,45%, mientras que el techo está al 12%, con lo que se ha dado siempre la circunstancia de que la cláusula suelo ha sido aplicada en multitud de ocasiones, pero no así el techo del 12%, existiendo una clara dicotomía entre el techo y el suelo que perjudicaba claramente al cliente. También considera que la cláusula actúa de una forma desproporcionada y respecto a un riesgo que parece irreal dadas las circunstancias del cliente, por todo ello, se considera una cláusula abusiva. La entidad ha recurrido la sentencia en apelación.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario