Francisco Javier Fernández funda su despacho de Abogados en el año 1.985, ofreciendo a sus clientes una extensa gama de servicios legales, bajo la filosofía de un trato accesible y cercano que provoque en el cliente sensación de certeza y seguridad.
Es máxima de este despacho la negociación previa a cualquier litigio tendente a evitar el mismo, ó en su caso, hacerlo más económico y rápido.
Asimismo el cliente estará asesorado en cuanto a las posibilidades de éxito de las pretensiones que pretenda ejercitar y del coste económico del procedimiento.
Es despacho está especializado en derecho civil, de familia y sucesiones.